Artículo: Sublime Naturaleza (Cultura/s – La Vanguardia)

El pasado mes de febrero se publicó este artículo escrito por mí en el especial sobre Romanticismo dirigido por Antoni Marí del suplemento Cultura/s de La Vanguardia.

Podéis descargaros el PDF aquí

SUBLIME NATURALEZA

Camino. Parque Nacional del Abruzzo, Italia. Poco imaginaba que al adentrarme en el camino del Parque Nacional del Abruzzo -zona que poco después sería afectada por el terremoto- me iba a encontrar con una de las imágenes más desconcertantes, impactantes, ambiguas, fuertes y emocionantes que haya visto en mi vida. NATURA E CULTURA Encima de un montón de oscuros excrementos de caballo se acumulaban decenas de mariposas blanco-azuladas -Icarus, según me contaron más tarde- de una pureza y delicadeza absolutas revoloteando alrededor de la oscura caca – extrayendo los nitratos para alimentarse según me dijeron. De repente esa imagen fue reveladora: los extremos de la vida (RE)CYCLE OF LIFE en sus manifestaciones opuestas más extremas -a saber lo etéreo, delicado, ingrávido de las mariposas y lo oscuro, pesado y maloliente de la caca- se tocaban en una imagen con tintes surrealistas. BEAUTY & SHIT (BUTTERFLY SUITE) Y no sólo eso, además (de)mostraban su total interdependencia enseñándonos como lo de arriba y lo de abajo son una misma cosa -como sea que se quiera interpretar- mostrando que en la vida todo está interconectado y que en la naturaleza todo se aprovecha, todo es alimento. ALL IS NATURE/ALL IS NATURAL Decidimos junto con Ángels Artigas -florista con la que estábamos realizando aquella intervención- que íbamos a usar esos excrementos ECONCEPTUAL ART que, de una manera natural, eran una regalo y una invitación que nos hacía la naturaleza. Queríamos introducir cierta ambigüedad realizando una obra aparentemente muy formal: RENATURER LA CULTURE/RECULTURER LA NATURE un cuadrado LESS IS MORE de piedras perfectamente ordenadas con una franja oscura de excrementos THIS LINE IS PART OF A HUGE CIRCLE/CYCLE cruzando de lado a lado, formando un tapiz pétreo a modo de rudo mosaico FROM SAND TO SOIL (there’s just shit in between) conectado con los ciclos naturales e interactuando con los seres vivos C’è UN PROCESSO, en este caso las mariposas. Por lo tanto era una obra no sólo para los hombres sino también para los animales y las plantas LIVING THINGS ARE THE MOST IMPORTANT PART OF THIS WORK -los excrementos son también un buen abono (S-OIL). De este modo no realizamos una imagen que ilustrase esa experiencia sublime, ni siquiera una fotografía… lo que hicimos fue reproducir con algunas variaciones aquel fenómeno maravilloso para que se fuera repitiendo y para que cada espectador reviviese esa experiencia en su propio lugar THIS IS A LIVING SCULPTURE.

El legado. Hay dos legados fundamentales con los que el romanticismo nos ha obsequiado: el primero es esa mirada, no tanto hacia la naturaleza sino hacia el efecto que la naturaleza produce en nosotros. El segundo, consecuencia quizá del primero es que a través de los jardines -sobretodo los ingleses- su intención era crear escenografías para la emoción; artefactos diseñados hasta el más mínimo detalle para conseguir generar de nuevo esa emoción vivida en cada persona presente en ellos, reproduciendo y no ilustrando o describiendo.

Románticos empedernidos. Hay toda una serie de artistas que han recogido -consciente o inconscientemente- ese legado romántico. Son artistas que con sus obras reproducen fenómenos naturales para generar esa emoción que se esconde en los más ínfimos detalles: en un grupo de hojas secas o en un día con niebla… no representan esos sentimientos sino que reproducen el objeto que los ha provocado, los vuelven a producir para que sintamos esa misma emoción, ese momento sublime…

Las ordenaciones cromáticas con hojas y piedras de Andy Goldsworthy; los bosques invertidos de Henrik Hakansson; las habitaciones de niebla de Ann Veronica Janssens; las derivas nocturnas o siguiendo el viento de Tim Knowles o los reflejos de agua y luz de Olafur Eliasson son sólo algunos ejemplos de artistas que deben y beben de ese momento fundacional que supuso el romanticismo que nos legó una nueva comprensión de la naturaleza, de nosotros mismos y por extensión del arte.

Lluís Sabadell Artiga