Diario de una residencia – Los Gázquez – Día 6

17 de Agosto – Llueve y puesto que mi taller es exterior no podré trabajar. Esto me permite visitar Cúllar donde por lo visto hay varios talleres de cerámica para ver si pueden cocer los prototipos.

Ya de regreso de Cúllar, estoy un poco desesperado. El alfarero de Cúllar murió, sin herederos de oficio, me he pasado toda la mañana al teléfono llamando a todas las alfarerías de la zona: o están de vacaciones o bien no pueden realizar la hornada…

El único que puede regresa de vacaciones el lunes, justo el dia de mi final de residencia, pero hemos decidido alargarla por el bien del proyecto para poder dejar al menos el/los prototipos listos.

Por lo menos he conseguido la escayola para hacer el molde de la pieza.

Como no hay foto para hoy, os dejo con esta interesante imagen tomada durante mi visita la primavera pasada. Interesante puesto que el pequeño círculo de flores que se aprecia en medio del prado es consecuencia de que allí Simon hizo una hoguera unos meses antes, y esa es la huella que dejó, puesto que imagino que las cenizas ayudaron a fertilizar el terreno. Me parece una idea muy interesante, casi podría ser una escultura…